Viernes, Noviembre 28, 2014
   
Tamaño

Comisión de Defensa aprobó proyecto de Ley de armas, municiones, explosivos y sus químicos precursores

Caracas, (AN).- La Comisión de Seguridad y Defensa aprobó en sesión permanente el proyecto de Ley sobre armas, municiones, explosivos y sus químicos precursores que al ser aprobada derogará la Ley de Armas y Explosivos del año 39, el Reglamento de Armas de Uso Deportivo de 1977 y la Ley del Desarme del 2002. Así lo informó el diputado Juan José Mendoza, presidente de la Comisión de Defensa, “el proyecto contiene 159 artículos,  siete títulos; disposiciones fundamentales, clasificación de armas de guerra y otras armas, de municiones, de los explosivos y sus químicos precursores,  recuperación de armas, municiones, explosivos y químicos precursores y un título de sanciones. Además de cuatro disposiciones transitorias y una derogatoria y final”.

Señaló Mendoza que aspiran entre este año para la segunda discusión, ya que la primera fue aprobada en el año 2005. Este instrumento jurídico tiene como objeto establecer las normas relativas a la fabricación, importación, exportación, re-exportación, transito, almacenamiento, comercialización, trasporte, registro, inspección, control, depósito, destrucción, uso, posesión, detentación, ocultamiento, porte y tenencia de las armas, sus partes, repuestos y accesorios, municiones, explosivos y químicos precursores, polígonos, galerías, escuelas de tiro, blindaje, y las sanciones correspondientes.      

Explico el parlamentario que el Proyecto establece un conjunto de definiciones para poder comprender la Ley, 17 denominaciones o definiciones en total, destacan, accesorios, armas, armas punzante, armas punzo-cortantes, armas de fuego, armas orgánicas, armas no industrializadas o rudimentarias, blindajes, explosivos, juguetes bélicos, municiones, partes, portes, recargadotes, repuesto, entre otros.

Arma: Es un instrumento capaz de producir amenaza, vulnerabilidad o riesgo para la integridad física, lesión o muerte de las personas.

Otras armas: son aquellas que por su porte, tenencia y uso condicionado son utilizadas por los órganos de seguridad ciudadana y  cuerpo de seguridad del Estado para la protección ciudadana y control del orden publico y por las personas naturales o jurídicas para la defensa, cacería, colección, deportiva, vigilancia y protección. También se va a considerar  como otras amas, aquellas definidas en la Ley, como cortantes, punzante y punzo-cortantes, en consecuencia, la fabricación,  comercio, importación y exportación va a estar establecida por los órganos competentes.

Igualmente se destaca lo referente al mando operacional, en materia de armas de guerra, municiones, explosiones y químicos precursores le corresponde exclusivamente a la Comandancia en Jefe de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana.

El órgano competente es el Ministerio del PP para la Defensa a través de la Dirección de Armas y Explosivos, están establecidas las funciones. Siendo uno de las disposiciones mas importantes, “el obligatorio registro ante el órgano competente delante del DAES, de todas las armas, municiones, explosivos y químicos precursores que exista en el país”.

“En el título II, referente a las armas, establece la clasificación tal como pide el desarrollo de la Constitución,  se establece las limitaciones de lo que es armas orgánica asignada,  armas utilizadas para ciencia y arte militar, la reserva que tiene el Estado con respecto a las armas de guerra, a las otras armas, hay exigencias para el almacenamiento, está la clasificación de las otras armas: la de cacería, deportiva, de escolta, la de espectáculo; los calibres permitidos para cada uno de ellas, las armas de vigilancia, las licencias para obtener los tipos de licencia para obtener armas. Estamos hablando de 7 tipos de licencias y cada una de ellas se subdivide a su vez. Hay licencias para defensa, y estas a su vez se clasifican en defensa personal, defensa domiciliaria, defensa agropecuaria, la de cacería, la de colección, deportiva, vigilancia, escolta, las de uso de espectáculo,  esta regula la autorización para ser escolta, vigilante privado”.

Una de las exigencias de esta Ley, es que la persona que pretenda portar un arma de fuego debe ser por lo menos mayor de 25 años. Mientras que las personas jurídicas se le va a exigir hasta seguros de hospitalización, cirugía y seguro de daños a bienes,  regulamos también lo pertinente a la industria del blindaje, las exigencias y regulaciones para la galería, canchas, polígonos y escuela de tiro.

En cuanto al título de las municiones, una de las necesidades que pide el país, es el control de las municiones, y esta ley tiene disposiciones  sobre el control de municiones muy exigentes, queda prohibida la alteración de municiones en esta Ley para las armas de defensa personal. Se limita la cantidad de municiones a 50 municiones al año, pueden ser repuestas pero tiene que ir a la autoridad policial y reportar para que usaron esas municiones.

En el título cinco, la recuperación de  armas, municiones y explosivos, es donde se desarrolla la fusión con la Ley de Desarme. Señala Mendoza que la recuperación, es el conjunto de actividades que ejecuta el Estado de manera planificada a través del órgano competente o en su defecto de la Fuerza Armada Nacional, Órgano de Seguridad Ciudadana y Cuerpo de Seguridad del Estado, destinada a la entrega voluntaria o forzosa de arma, que se encuentren en uso o posesión de personas.

Es decir, establece todo lo que ofrece la fase de recuperación que va en sincronía de las disposiciones transitorias, hay una fase de recuperación de armas de guerra y una de recuperación de las otras armas.

“Uno de los supuestos de  recuperación es la necesidad que tenemos de registrar todas las armas existentes y para eso se va a dar un plazo de seis meses para que todas las personas que poseen armas vayan al órgano competente a registrarlo. El procedimiento lo establecerá el reglamento respectivo pero irlo a registrar no significas entregar, simplemente hay una cuota de excedente, es decir si usted tiene 6 armas y usted solamente las necesita para su defensa personal, puede escoger una y las otras 5 pasan al Estado, si en ese lapso de recuperación las personas no hacen el registro respetivo pasamos a las sanciones que están en el título seis de la Ley”.

En cuanto al incentivo que se mencionó en un primer momento del Proyecto, el parlamentario señaló que esa materia queda en manos del Ejecutivo que puede determinar o no la indemnización para algún tipo de armas en la fase de recuperación.

“Ya en materia de sanciones, para porte ilícito se establece de 10 a 12 años,  como pena básica, luego vienen las penas accesorias. El tráfico ilícito de 12 a 16 años, para el que modifique un arma 10 a 12 años, el que posea un porte de armas pero que la modifique se le dará pena de  8 a 10 años, quien porte mas de la cantidad de cargadores y de  municiones, de 10 a 200 unidades tributarias (UT)”.   

Enfatizó el diputado Mendoza que esta Ley tiene una importancia para el país, porque esta en un norma que data del año 1939, ha soportado cinco constituciones, dos procesos constituyentes. En Venezuela estamos sin una legislación adecuada al tema de las armas, municiones y explosivos, con esta ley de importante utilidad para la República es la que va a permitir y definir políticas públicas en materia del control de armas, municiones y explosivos, fundamental para la paz ciudadana, para abordar seriamente y con una metodología científica el tema de la inseguridad.